Aline Pettersson tradujo —con la asesoría de Petra Brunius— La fúnebre góndola (Textos de Difusión Cultural, Dirección de Literatura, UNAM, Serie El Puente, 2012) de Tomas Tranströmer. Presentamos el poema que da título al libro. “En La fúnebre góndola […] aparece una desolada descripción de la antigua República Democrática Alemana (RDA), quizá el poema de mayor longitud. Y surgen, asimismo, los temas que lo han acompañado en su trayectoria escritural: naturaleza, muerte, luz, oscuridad, silencio, música, pintura, arropados por lo inusitado de las metáforas que emplea o por los actores que aparecen en sus versos, como Liszt (de quien proviene el título del libro), Wagner o Turner”, escribió Pettersson en la introducción.

tomas-transtromer-lg


Fúnebre góndola núm. 2

I

Dos hombres, suegro y yerno, Liszt y Wagner, viven
       frente al Gran Canal
junto a esa inquieta mujer casada con el rey Midas
quien transforma todo lo que toca en Wagner.
El verde frío del mar se impulsa a través del suelo
       del palacio.
Wagner lleva una marca, el conocido perfil del títere
       se encuentra más fatigado que antes
el rostro es una bandera blanca.
La góndola pesa lastrada con sus vidas, dos de ida y
       vuelta y una sencilla.

 

II

Se abre la ventana del palacio y uno gesticula ante
       la súbita corriente.
Afuera en el agua, dos bandidos con un remo1
       conducen a la góndola de la basura.
Liszt ha escrito algunos acordes tan pesados
       que deben enviarse
al insituti de mineralogía de Padua para su análisis.
¡Meteoritos!
Demasiado pesados para reposar
sólo pueden hundirse y hundirse
rumbo al futuro
hasta el año de las camisas pardas.
La góndola pesa lastrada con piedras encogidas
       rumbo al futuro.

 

III

Por la mirilla en 1990

25 de marzo. Inquietud por Lituania.
Soñé que visitaba un gran hospital.
No había empleados. Todos eran pacientes.

En el mismo sueño una niña recién nacida
hablaba con suma propiedad.

 

IV

Junto al yerno, hombre del momento,
está Liszt, grandseigneur carcomido de polilla.
Es un disfraz.
La profundidad que prueba y rechaza diversas máscaras
ha escogido ésta precisamente para él.
La profundidad que desa introducirse en la gente
       sin mostrar su rostro.

 

V

El abad Liszt acostumbre llevar él mismo
       el equipaje por nieve y sol.
Y cuando algún día muera no habrá nadie
       que lo reciba en la estación.
Para él la tibia oleada de un magnífico coñac
       en medio de una tarea.
Él siempre tiene una tarea.
¡Dos mil cartas al año!
El escolar que corrige cien veces la palabra mal escrita
       antes de poder irse a casa.
La góndola pesa lastrada de vida y es simple y negra.

 

VI

De vuelta a 1990

Soñé que manejaba veinte millas en vano.
Así se agrandó todo. Gorriones grandes como gallinas
trinaban tanto que ocluían los oídos.

Soñé que dibujaba unas teclas de piano
sobre la mesa de la cocina. Aunque mudas, yo las tocaba
y los vecinos venían a escuchar.

 

VII

El piano que ha callado (pero sí escuchado)
durante el Parsifal
finalmente puede decirse algo.
Suspiros… sospiri…
Esta noche cuando Liszt toca oprime hasta el fondo
       el pedal del mar
para que la fuerza verde del mar atraviese el suelo
       y se confunda con todas las piedras de la casa.
¡Buenas tardes, profundidad hermosa!
La góndola pesa lastrada con vida y es simple y negra.

 

VIII

Soñé que debía empezar la escuela pero llegué tarde.
En el salón todos llevaban máscaras blancas
       en vez de rostros.
Y no se sabía quién era el maestro.*

 

Traducción de Aline Pettersson con la asesoría de Petra Brunius.

Tomas Tranströmer (1931-2015). Poeta y traductor sueco. Desde muy joven alternó su trabajo de psicólogo con la escritura de poesía. Su primer libro, 17 dikter (17 poemas) se publicó en 1954. Hoy sus poemas pueden leerse en más de cuarenta idiomas. Ganó los premios Bonnier de Poesía, el Premio Internacional Neustadt de Literatura, el Oevralids, el Petrach de Alemania, el galardón sueco del Foro Internacional de la Poesía y en 2011 recibió el Premio Nobel de Literatura.


1 Juego verbal intraducible entre enarmad banditer (manco: de un brazo), como se les denomina a las máquinas tragamonedas, y enråd banditer bandidos de un remo. (Nota de la traductora.)

* De la visita de Liszt a su hija Cósima y su marido Richard Wagner a la vuelta del año 1882-1883 en Venecia. Wagner murió algunos meses después. En ese tiempo, Liszt compuso dos piezas para piano que se publicaron con el título de Fúnebre góndola. (Nota del autor)


La Lugubre Gondola No. 2 S. 200

 

 

Un comentario en “La fúnebre góndola